domingo, 29 de agosto de 2010

Final del verano de 1957...... y el dragón...

Como todo verano,con las primeras lluvias de septiembre ,el campo de Ibiza se ponía verde y cubierto de unas florecillas blancas ,como pequeños lirios delicados, en su aspecto y olor....
Nadie que sea amante de la naturaleza , puede dejar de admirar el campo de Ibiza, en cualquier época del año.
Pero a finales de septiembre cuando las primeras lluvias,se llevan todo el polvo acumulado por los días secos de agosto...y el suelo se torna verde ,y aparecen las florecillas blancas, en cualquier linde de camino, contrastando con la tierra roja del interior de la isla y las nubes algononosamnente hinchadas, por algún "arcángel", enamorado de este pedazo de tierra. Lucen todo su esplendor... y nosotros sentimos la alegría de la las primeras lluvias deseadas y esperadas.Y mientras llueve ,y nuestros sentidos recogen junto al agua esperada la belleza regalada .Recordamos la primera luna de Enero con los almendros en flor o el abril con las amapolas reventando en cualquier lugar, cubriendo la tierra y contrastando con el mar azul ,allá a lo lejos...Por qué el mar azul, siempre aparece en la isla, El azul y el blanco ,siempre presentes, siempre jugando entre ellos .
Pero mis juegos de verano habían llegado a su fin.....
En septiembre debía dejar el nido de las golondrinas en la ventana,mis amigas, las playas las vecinas, los sabores y olores del bar Domingo, los ruidos de la calle, Debía dejar todo lo que me había acompañado durante aquellos dos meses largos,de mis tres años.
Lo único que no dejaba era la mano de mi padre por un lado ,y la de mi madre por el otro, y yo en medio de los dos. !La felicidad total para una niña de 3 años...!En aquél paraíso....
Parece mentira que con tres años tenga recuerdos tan claros, como los que tengo, supongo que era una niña muy despierta e inquieta, y que estaba muy atenta a todo lo que me rodeaba.
No recuerdo como fue la salida del puerto de Ibiza ni como cogimos el barco . Si recuerdo que mi padre llevaba la maleta de color marrón y mi madre una cesta muy grande de mimbre con melocotones, uvas,berengenas de piel blanca, tomates....Se los habían regalado las vecinas....Debí de quedar dormida pues no recuerdo nada más.....Mi padre me despertó ,Estábamos llegando al puerto de Barcelona, Era gris sucio, con neblina.Se que pensé que todo era muy feo,gris y sucio, Ya no había sobre mí la luz de Ibiza, por no haber! no había ni sol.!
Pasamos por la aduana, cogimos un taxi y llegamos a casa...Riera de San Miguel nº 70. Me pareció , más triste y fea que nunca,en una calle estrecha,casi sin luz....
Al sacar las verduras de la cesta mi madre grito,
Un "dragón",como los llamaban en Ibiza Un salamandra,de los que se comían los mosquitosy mariposillas nocturnas ,que iban a la luz en Ibiza Habia viajado entre las verduras.....hasta Barcelona,
El pobre animalillo,más asustado que mi madre, se fue derecho a un patio de luces con un lavadero que había frente a mi cuarto, trepo por detrás de una canalización de agua ..y allí se instaló,hasta que en la primavera mi padre lo mato,de un escobazo, pues se estaba haciendo demasiado grande...Era verde y azulado,y yo me pase el invierno observandolo, hasta alguna vez creo recordar... que ya metida en la cama a través del cristal lo veía,sacando la cabeza por detrás de la canalización de agua, y alguna vez le conté mis secretos como se los contaba a mis muñecas.
Seguramente le diría :que había sido muy feliz aquel verano en IBIZA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada