martes, 17 de agosto de 2010

17 agosto2010.....Y recordando los años 50.El pañuelo

                                        IBIZA

Con un beso entre los dos faros
Me despedí de tí

Es muro,con la ciudad detrás
Botafoc diciendome adiós
Y yo besando a los dos.....

Sin quererme alejar de "vos"

                          -----------------------------------
Y es que cuando se acerca el momento de irme de la isla , mi ánimo cambia,y me siento más sensible.
También marcharé en barco Los amantes de la isla encontramos en ese "adiós" algo de romántico ,de comunión entre nosotros y la isla.
                         ------------------------------------
EL PAÑUELO

Creo que era el segundo viaje que yo hacia a la isla, Toda la familia se había congregado en el puerto de Barcelona para despedirnos , La familia compuesta por mi abuela Pilar, su hija y su yerno, No era toda ,pero era la más cercana a mí ,en aquellos días....
Nada más salir del puerto mi padre me llevo a la proa del barco y sujetandome por las axilas y sobrevolando el mar me hizo ver los delfines que corrían paralelos a ambos lados del barco , Aquel viaje lo hicimos en el Jaime I .Él de de la chimenea larga, como yo decía"....Mi madre protestaba pues le debía de hacer impresión verme sostenida por mi padre ysobrevolando en la proa del barco . Yo ni que decir tiene ,me sentía como una "princesa" como un hada sobrevolando el mar.
Recuerdo los delfines saltando y emitiendo grititos, los marineros faenaban cerca de nosotros, pues entonces casi todo se hacia de forma manual., el recogido de cuerda, las grúas todo....Las bodegas del barco iban repletas de productos para la isla . Hay que recordar que entonces tan sólo había un "correu" a la semana . Al barco se le llamaba "es correu".
Por la noche mirábamos la luna sobre el mar.
Mi padre pese a haber pasado un guerra muy cruel, no había perdido su romanticismo, y procuraba enseñarme a mí,y a mi madre todas las cosas  que a él le habían hecho feliz en su vida,y yo creo que resistir la guerra que había pasado. Una de ellas contemplar la luna en la noche.
!Me siento muy orgullosa de los padres que tuve y que aun hoy me acompañan, en los momentos en que recuerdo pasajes de mi vida, y es ahora cuando más los valoro, cuando,lamentable mente, ya no están para poderselo decir!.
Aquella noche la Luna estaba especialmente hermosa, jugueteaba entre las nubes,y mi padre hablaba de ella con mi madre.
Yo me sentía celosa de aquella complicidad, yo quería estar también allí, en la conversación,no podía ver bien la luna El barco se movía y sólo la veía ,cuando se inclinaba lo suficiente para dejarse ver ,por mí que estaba más abajo que la barndilla de cubierta. Les pedia repetidamente que me" auparan" para poder verla ,o bien para hacer que estuvieran por mí, que me prestaran atención....Siempre lo hacían ,pero yo siempre reclamaba más.
Siempre fueron una pareja muy "de guapos" muy enamorados y pendientes el uno del otro. El que tiene la suerte de nacer en un matrimonio así tiene el 90% de ser feliz , !Al menos sabe que la felicidad existe!, como es mi caso.Aun hoy
 Como decía: Mi madre llevaba un pañuelo de seda que su madre le había traído de Andorra, le tenía mucho aprecio al pañuelo, pues se sabia bonita y deseada por mi padre, con él. Todo esto, yo entonces no lo sabia, pero el recordar, hace valorar más las cosas que vivimos y darle una nueva interpretación ,más precisa que la realidad en sí.....y en el fondo es lo único de la vida que nos pertenece de verdad.
El pañuelo era amarillo con cuadrados concéntricos en negro, Yo sabia que le gustaba pues la había visto probárselo delante del espejo, en Barcelona, en varias ocasiones.....
Yo seguía dando la "lata" para que dejaran de hablar entre ellos y me auparan ,para ver la luna y que me dieran besitos a mí como se estaban dando entre ellos .
Supongo que mi madre cansada de oírme me cogió en brazos....En aquel momento una ráfaga de aire  le arrebato el pañuelo,que yo vi flotar sobre las olas casi negras, bordeadas de la espuma que el barco hacia al cortarlas.Yo me asuste y me puse a llorar.
Mi madre me beso repetidamente,
-Las cosas se van nena-Me dijo
Yo lloraba asustada y triste, vi una pequeña lágrima resbalando por la mejilla de mi madre,Tal vez por verme a mí asustada ,o bien por la perdida del pañuelo.
Aquel día aprendí que las cosas se pueden :!perder!,
Y cuando en la vida me pongo triste por la perdida de algo o alguien ,veo el pañuelo flotando sobre las olas rodeado de espuma perdiéndose en la negrura del mar bajo la atenta mirada de la Luna
El día que fallecio mi madre,de eso hace tres años, soñé con el pañuelo,alejandose de mí,tal como lo vi desde la cubierta del Jaime I El barco de la chimenea alta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada